Biomasa se puede considerar cualquier materia orgánica que ha tenido su origen en la fotosíntesis.

A partir de aquí podemos distinguir hasta tres tipos de biomasa:

Biomasa primaria: es aquella formada por las plantas.

Biomasa secundaria: es aquella formada por los animales que se alimentan de plantas y de otros animales.

Biomasa terciaria: es aquella formada por la actividad humana, como residuos agrícolas o subproductos de procesos de la transformación de los alimentos.

Los residuos más utilizados para la obtención de energía a partir de la biomasa son:

- Residuos forestales procedentes de diversos tratamientos silvícolas, podas o limpieza de matorrales.

- Residuos agrícolas de diferentes podas de cultivos leñosos como olivos, vides y frutales. También residuos de cultivos de cereales como el centeno, maíz, trigo, sorgo o arroz e incluso, se utilizan los residuos de otros cultivos herbáceos como el tabaco, remolacha, algodón y girasol.

- Residuos de industrias forestales, procedentes en su mayoría de industrias de tratamiento de madera, chapa de madera, corcho o papel.

- Residuos biodegradables de industrias agroganaderas y agroalimentarias, también los procedentes de actividad urbana, entre los que destaca el biogás procedente de estaciones depuradoras de aguas residuales urbanas y de los Residuos Sólidos Urbanos.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.