Si has olvidado meter tu bebida favorita en el frigorífico, no te preocupes, todavía puedes disfrutar de ella bien fresquita en un momento.

Con este sencillo y baratísimo truco podrás enfriar una bebida en diez minutos. ¿Cómo es posible? Con sólo tres ingredientes y haciendo uso de la química.

Tan sólo necesitarás agua fría, hielo, sal y un recipiente en el que quepa la lata o la botella que quieras enfriar. Llena el recipiente con el agua, la sal y los cubitos de hielo e introduce en él la bebida. Espera diez minutos y ¡listo! Pero no es magia, no, es pura química.

El agua y la sal producen una reacción endotérmica, es decir, una reacción química que absorbe energía. Y esto es así porque la sal intenta disolverse en el agua y, para ello, necesita calor, calor que absorberá de la lata o de la botella. De esta forma,  los cubitos de hielo enfriarán más rápido nuestra bebida. Práctico, ¿verdad?

 

Imagen: ishootreno

1

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.