Tanto para andar, correr o practicar un deporte es necesario hacer un calentamiento previo a la actividad a realizar. En la danza ocurre lo mismo.

Siempre que vayamos a comenzar una clase o antes de una actuación, será importante hacer un calentamiento adecuado ya que, de esta manera, prepararemos el cuerpo y la mente para la actividad que vayamos a realizar.

Con el calentamiento reduciremos los riesgos de lesiones y mejorará la calidad del bailarín en las actuaciones, ya que desde el primer momento el cuerpo estará en alerta y en buenas condiciones físicas para resistir los extensos períodos de una actuación.

El profesor debe impartir el calentamiento a los niños y procurar que ellos aprendan a hacer un buen calentamiento, siguiendo un orden y con movimientos específicos para cada sesión, ya que, de esta manera, cuando sean un poco más mayores podrán hacer solos su propio calentamiento.

1

¡Deja tu comentario!

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.