La Real Orden de Isabel la Católica fue creada por Fernando VII, para premiar la lealtad a España y la prestación de servicios en las tierras de ultramar.

La Real y Americana Orden de Isabel la Católica fue instituida por Fernando VII en 1815. Años más tarde, en 1847, sufrió una remodelación y, desde 1889, pasó a denominarse como hoy la conocemos. Con esta distinción se pretendía premiar la lealtad a España, por parte de ciudadanos españoles o extranjeros, en servicios prestados, de manera especial, en los territorios americanos y ultramarinos.

En la actualidad, la Orden se regula por medio del Real Decreto 2395/1998, que derogó la regulación anterior, excepto los estatutos fundacionales. En éstos se describe la insignia. Se trata de una "cruz de oro coronada con corona olímpica o de cogollos de olivo, formada de cuatro brazos iguales...". En el centro de la cruz aparece un escudo circular con dos columnas y dos globos del mundo, representando a las Indias.

Las categorías de la Orden son:

  • Collar.
  • Gran Cruz.
  • Encomienda de Número.
  • Encomienda.
  • Cruz de Oficial.
  • Cruz.
  • Cruz de Plata.
  • Medalla de Plata.
  • Medalla de Bronce.
  • Banda de Dama.

Como en otras órdenes civiles, tras el fallecimiento de los galardonados con el Collar de la Orden, la familia debe devolver la insignia. No ocurre lo mismo con el resto de grados, aunque siempre es preceptiva la comunicación de la muerte de los condecorados.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.