¿Quién no ha tomado este preparado alguna vez? La limonada alcalina es el remedio casero más utilizado para los episodios de gastroenteritis y deshidratación.

La gastroenteritis es una de las enfermedades pasajeras por las que pasamos los seres humanos alguna vez en nuestra vida. Los síntomas más molestos son los vómitos y la diarrea. Ambos suponen un importante gasto hídrico, y la consecuencia directa es la deshidratación.

La Organización Mundial de la Salud promociona la distribución de unos sobres de SRO, es decir, sales de rehidratación oral. Estos sobres tienen la siguiente composición:

- 89g de cloruro potásico.

- 34g de cloruro sódico.

- 2,5g de bicarbonato sódico.

- 20g de glucosa.

El último ingrediente necesita una supervisión médica mayor en el caso del que el enfermo presente algún tipo de diabetes. La misma situación se presenta en el caso de la limonada alcalina, pues lleva azúcar.

Pero, en los casos más comunes, la limonada alcalina es un preparado casero, fácil de hacer y muy apto para recuperar la hidratación que necesita el enfermo. Los ingredientes son:

- 1 litro de agua.

- 1 cucharada pequeña de sal

- 1 cucharada pequeña de bicarbonato sódico

- 2 cucharadas soperas de azúcar.

- Un limón.

Vaciamos una botella común de un litro y medio. Y echamos las dos cucharadas grandes de azúcar, la cuchara pequeña de sal y la cuchara pequeña de bicarbonato sódico. Exprimimos un limón y vertemos el jugo en el interior de la botella.

Batimos fuerte hasta que de la combinación de todos los ingredientes se desprenda una característica espuma blanca. Una vez que hemos batido con fuerza, vertemos un litro de agua mineral. Volvemos a agitar con fuerza y ya habremos acabado el preparado.

La limonada alcalina se puede tomar tantas veces como el enfermo quiera, pero nunca se le debe forzar, ya que podríamos provocar los vómitos que acentúen la deshidratación. E incluso, un exceso de agua provoca en el ser humano un envenenamiento, llamado científicamente como hiperhidratación, cuyas consecuencias también son negativas.

El mismo preparado se puede tomar sin azúcar, aunque la sensación es más ácida. El objetivo final es recuperar el balance hidroelectrolítico.

6

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.