No se trata de un mero capricho de la madre naturaleza.

Seguro que más de una vez, después de un largo baño en el mar, en la piscina o en la bañera, te has fijado en que tus dedos de las manos y tus plantas y dedos de los pies se han arrugado. ¿Por qué sucede esto?

Pues bien, la respuesta es un poco más compleja de lo que parece a simple vista, y es que se trata de una ventaja evolutiva que hemos heredado de nuestros más antiguos ancestros.

Cuando estamos mucho tiempo mojados o en un ambiente muy húmedo, los vasos sanguíneos de los dedos y de las plantas de los pies se contraen, dejando esos huequecitos característicos en forma de arrugas. Esta es una respuesta de nuestro sistema nervioso que proporcionó una ventaja a nuestros antepasados y facilitó su supervivencia, pues gracias a estas arrugas podemos agarrar mejor objetos mojados o bajo el agua y podemos correr y caminar con más facilidad sobre un terreno húmedo o mojado. De esta manera, nuestros ancestros podían conseguir comida más fácilmente en zonas húmedas o bajo la lluvia y huir de sus depredadores.

 

Imagen: Jory™

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.