Las cuentas son el elemento de composición de los abalorios y existen gran variedad dependiendo de su material y uso.

Las cuentas hacen de nuestro abalorio una pieza personalizada en su composición. Por ello es importante conocer los principales tipos existentes y así realizar la pieza más adecuada a nuestro gusto y necesidades. 

Existen multitud de materiales en el mercado: abalorios laminados, de madera, de hueso, de metal, de murano, de milefiori (material de las “mil flores”), de cristal, de resina, perlas, de tejido, de porcelana, de fimo, de fieltro, etc.

También podemos distinguir entre aquellas adaptadas para el cuero plano, cueros de regaliz o hilos o cueros redondos de diferente diámetro. No olvidemos que los usos de estas piezas son muy variables, ya que aunque las piezas estén adaptadas a un tipo de medidas, estas permiten varios cueros de menor medida que la pieza u otros materiales como cintas o hilos de diferentes tejidos (cola de ratón, sedón, orgaza entre otros), bastones, marca-libros, llaveros…

Dos de los elementos dentro de las fornituras que permiten creaciones muy originales en pulseras y colgantes son las anillas y las entre-piezas. Existe también una gama de fornituras dirigidas a pendientes (con una amplísima variedad de modelos y de posibilidades), otra para broches y alfileres, etc. Estas piezas, junto con la elección del material (cuero, algodón, acero…) y del cierre, forman el conjunto final de cualquier creación de bisutería personalizada.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.