La barrera entre la realidad y la ficción.

Seguro que más de una vez has escuchado hablar de la cuarta pared, o más bien, de romper la cuarta pared. Pues el origen de esta expresión lo encontramos en el teatro. El escenario está rodeado por tres paredes, dos a ambos lados y una al fondo, la cuarta, es imaginaria, invisible, y no es más que la que separa a los actores de su público. Así, la cuarta pared es la barrera que separa la ficción de la realidad, a través de la cual el público ve la actuación en el teatro, en una serie de televisión, en una película, en un libro o cómic o en un videojuego. Es el límite que separa la vida de los personajes de la vida real del espectador, sin importar el medio.

¿Cuándo se rompe esa cuarta pared? En el momento en que los personajes interactúan directamente con el público. El ejemplo más clásico lo encontramos en la obra de teatro de Peter Pan, en la que Peter pide a los espectadores que aplaudan para salvar a Campanilla. No obstante, aunque los ejemplos más claros los encontramos en el teatro, la cuarta pared puede romperse en cualquier medio de ficción, tanto en literatura y cómic, como en la ficción audiovisual y, en el que es quizás el medio más poderoso para ello porque el público interactúa constantemente con el contenido, en los videojuegos.

 

Imagen: Len Radin

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.