El aspecto de las tablas que se crean por defecto es básico y, obviamente, Word te permite ajustarlo a tus necesidades.

Word te permite aplicar distintos tipos de líneas, sombrear el fondo de las celdas, etcétera. Todo esto lo puedes hacer de forma manual o utilizando unos formatos de tablas que Word tiene por defecto.

Sitúa el punto de inserción en cualquier lugar de la tabla y ve a la Diseño en Herramientas de tabla. Observa en el grupo Estilos de tabla que tienes una lista de estilos y que, según pasas el ratón por encima de ellos, podrás ver el aspecto que adoptará la tabla de forma temporal en el área de trabajo. Hay muchos más estilos si pulsas en el desplegable. La vista previa activa sigue funcionando en este modo por lo que no necesitas estar aplicando el cambio y deshaciendo hasta encontrar el diseño adecuado.

Selecciona el estilo que te parezca, pero puede darse el caso de que, por ejemplo, tengas que cambiar el aspecto de una fila o una columna del diseño para que tenga el mismo aspecto que las otras. Para acciones de este tipo, Word te ofrece las casillas de verificación del grupo Opciones del estilo de tabla.

Es cosa tuya el dar a la tabla un aspecto que sea adecuado a tus necesidades, por lo que no vamos a insistir en aplicar un formato determinado a la misma. Haz la prueba con distintos estilos y activa o desactiva los formatos especiales que creas conveniente.

Esto es un mini-ejemplo de lo que puedes hacer. Practica activando y desactivando las casillas de verificación, para que puedas entender las variaciones tan significativas que se pueden hacer en los formatos preestablecidos.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.