La brocha que se usa para el colorete nunca debe ser la misma que la que utilizas para los polvos.

Los pinceles para dar color a nuestro rostro son bastante variados. Cada uno de ellos tiene una función específica, y depende del estilo de maquillaje o del efecto que quieras realizar, deberás escoger uno u otro. De todas formas, si lo que quieres es un maquillaje normal, sencillo y para diario, con tener uno de ellos es más que suficiente. Los hay de pelo de animal o también sintéticos, estos últimos si son de buena calidad, pueden dar un resultado tan estupendo como los de animal.

  1. De ángulo. Este pincel nos ayuda a repartir el producto para realzar nuestros pómulos. Si se usan 2 colores (uno más oscuro y otro más claro) se pueden crear increíbles efectos para resaltarlos.
  2. Grande.Es bastante polivalente, ya que sirve también para polvos. Pero se puede utilizar con rubor en el caso de que busquemos un resultado muy natural.
  3. Plano. Si vas a usar un colorete muy clarito, este pincel ayudará a repartirlo mejor en las mejillas, ya que concentra el producto y lo hará notar. En el caso de que lo uses con un color fuerte, deberás reducir la cantidad antes de aplicarlo.
  4. Redondeado. Suele ser la brocha más usada por su gran versatilidad. Como su nombre indica, el corte del pelo es redondeado y el producto se aplica directamente en la parte central del pómulo. Si sólo quieres tener un pincel, éste es el más recomendable.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.