Dependiendo siempre del resultado que quieras obtener en tu look, deberás elegir un maquillaje con una determinada textura.

Puede ser que lo quieras con el maquillaje sea cubrir imperfecciones, un resultado suave y joven en tu piel conocido como el famoso “efecto piel de melocotón” o quizá busques naturalidad y luminosidad.

1. Para un resultado natural y ligero: Bases de maquillaje fluidas.No cubren mucho, y te ayudan a unificar el tono de tu propia piel. Este tipo de bases pueden ser hidratantes o de efecto mate.

  • Hidratantes: te dan un efecto muy luminoso y a la vez satinado, apto para todas las pieles. Muchas de ellas incluso ofrecen la opción de que tengan una protección ante los rayos UVA que envejecen nuestra piel.
  • Mate: Si tienes brillos en la cara y tu piel es mixta tirando a grasa, este tipo de bases están hechas para atenuar todas las imperfecciones con un acabado aterciopelado y matificado.

2. Para un efecto de piel de melocotón: maquillaje en mousse. También en la línea de los maquillajes ligeros y naturales, aportando el famoso efecto de la piel suave de un melocotón. Debido a su base de gel con polvos, es muy fácil de aplicar y es muy ligero, aportando una sensación agradable al tacto. Es apto para todas las pieles, incluso las más sensibles.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.