Los padres de más de cuarenta años hablan de falta de energía.

Ser padre a los 40 años se ha convertido en un fenómeno cada vez más extendido, puesto que los nuevos sistemas de fertilidad son mucho más accesibles. Pues bien, en la publicación Human Reproduction han difundido un estudio titulado “Biología incómoda: ventajas y desventajas de ser padres por primera vez usando la fecundación in Vitro después de cuarenta años”. En esta investigación lo que se pretende develar son los motivos para retrasar la maternidad y cuál es la mejor edad para tener hijos. 

Con esa finalidad, se tomaron como muestra los testimonios de 46 parejas y 15 individuos estadounidenses por separado que habían utilizado el sistema FIV y que habían sido padres después de los cuarenta. El periodo de recogida de datos se extendió entre 2009 y 2011; y se partió del hecho de que el nivel de ingreso de los entrevistados era medio-alto. Las conclusiones determinaron que: todos los participantes habrían tenido hijos entre 5 y 10 años antes, lo que achacaban a la salud reproductiva y a tener menos energías para criar a los hijos. Y entre las ventajas, encontraban como principal la seguridad económica y emocional que proporciona tener un hijo a esa edad.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.