Sirva esta nota para diferenciar Palacio, Abadía y Catedral. Serás tú el que decida incluirlo o no en tu visita.

Pues no es lo mismo el Palacio de Westminster, que la Abadía de Westminster, que la Catedral de Westminster. En un estado anglicano, ésta es la principial iglesia católica inglesa y la más grande. Solo comparte con los anteriores edificios reseñados el nombre, pues pertenece a la Ciudad de Westminster, que no deja de ser un distrito más de Londres. El caso es que a veces hay una pequeña confusión por los nombres, así que solucionada queda. ¿A qué se debe la apariencia de esta iglesia? Pues a que la jerarquía católica no se restauró en las islas hasta el siglo XIX, con lo cual este edificio no estuvo listo hasta el siglo XX, y para su construcción se siguió un estilo neo-bizantino, como se puede observar en la fachada y en su interior. 

Destaca la torre del campanario, más alta por cierto que las torres anglicanas de la Abadía de Westminster. Es fácil imaginar al anglicano inglés un tanto molesto por este hecho en 1903 cuando abrió el edificio, aunque seguramente le quedaría el consuelo de saber que no es más alta que su Big Ben. Del interior, destacan los mosaicos bizantinos y las columnas de mármol, que invitan a entrar a recorrerla a pesar de que la fachada no es muy atrayente en principio. Para los amantes de la música coral, deben saber que el coro catedralicio es uno de los más afamados del mundo.

Fotos: Manuel González

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.