Según la brocha que elijas, conseguirás un acabado diferente en tu maquillaje.

Suele ser una brocha de gran tamaño, y se usa para polvos compactos o sueltos. Su forma es redondeada y muy suave.

La finalidad de este pincel es repartir el producto de manera uniforme para minimizar lo máximo posible los brillos de la tez y lograr un aspecto totalmente natural y mate, además de distribuir el producto de forma pareja por todo el rostro,  para así fijar el maquillaje.

Algunas de estas brochas llegan a tener tamaños extra-grandes, pero recuerda siempre que cuánto más grande sea, más difícil te resultará manejarla y extender el producto en condiciones.

 

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.