Excel dispone de varias ayudas que facilitan la introducción de datos en las celdas. La función Autorrelleno es una de ellas.

La característica Autorrelleno sirve para copiar datos de una celda a las adyacentes de una forma muy sencilla. Su interés radica en que cuando los datos cumplen unos requisitos determinados, Excel adapta la copia de los datos a lo que presumiblemente queremos hacer, facilitándonos así en gran medida la introducción de datos.

Como decimos, la función básica de Autorrelleno es copiar datos. Por ejemplo, supón que tienes el dato Santiago introducido en la celda B2. Sitúa el puntero de celda sobre el dato y ahora fíjate en el propio puntero de celda. Observa que en su extremo inferior derecho hay un pequeño recuadro. Ese recuadro se llama gestor de relleno.

Si sitúas el puntero del ratón sobre el gestor de relleno, verás que se transforma en una cruz delgada. Haz clic sobre él y, sin soltar el botón del ratón, arrástralo hacia abajo. Verás que Excel va seleccionado todas las celdas por las que pase el puntero del ratón. Cuando se haya sombreado un rango de diez o doce celdas, suelta el botón. Excel copiará el dato Santiago en todas las celdas sombreadas.

Esta utilidad de copiado es muy apreciable en sí misma por su sencillez, pero la función Autorrelleno te permite además crear listas y series, que merecen una especial atención en otra entrada.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.