Los neumáticos de un auto suponen la conexión de éste con la carretera. Unas ruedas bien cuidadas ofrecen seguridad en los viajes.

Para que las ruedas de tu coche no den problemas, ni sustos innecesarios, es recomendable atender a varios elementos de forma muy sencilla:

-    Nivel de la presión de inflado: mantenerlo siempre entre los niveles que recomienda el fabricante. La presión puede variar por varios factores como las condiciones climáticas. Debes medir la presión cada dos semanas y con los neumáticos fríos.

-    El grado de desgaste: comprobar si el dibujo de la rueda está muy desgastado y se acerca al nivel mínimo de profundidad, 1,6 mm.

-    Mantener una velocidad constante en la conducción y evitar golpes en bordillos o circular por pavimento en malas condiciones, también ayuda al cuidado de los neumáticos.

Recomendación: llevar en el coche un neumático de repuesto, si es posible con las mismas condiciones (marca, tamaño, modelo…) que los que portamos. En algún momento inesperado puede ser útil. 

3

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.