En este manual te enseñamos a fabricar plastilina en casa, libre de tóxicos para que los más pequeños se lo pasen en grande.

Jugar con plastilina, el entretenimiento por excelencia de la mayoría de los niños, es una forma inmejorable de estimular su imaginación y creatividad. Sin embargo, muchas veces somos reticentes a dejar a los más pequeños solos con este juego, por el miedo a que “haciendo un pastelito” se lo coma y acabemos con un disgusto en el hospital.

Pues bien, con esta plastilina puedes olvidarte de este problema, pues está hecha con ingredientes totalmente inocuos. Además, es muy fácil de preparar e incluso puedes compartir el proceso con los niños, ¡seguro que les encanta!

Ingredientes para plastilina casera

- 110 g. de harina común

- 55 g. de sal

- 125 ml. de agua

- 1 cucharada de aceite

- Colorante alimentario

 

Preparación de plastilina casera

1. Dispón en un bol la harina, la sal y el colorante alimentario y mezcla bien.

2. Añade el aceite y el agua poco a poco (puede que necesites agregar un poco más), amasando bien, hasta que quede todo integrado y con la textura propia de la plastilina, es decir, que sea fácil de modelar y no se pegue a los dedos.

3. Conserva la plastilina en un recipiente hermético dentro del frigorífico. Si al momento de utilizarla se ha secado, sólo tendrás que añadir un poco más de agua (una cucharada sopera aproximadamente) y mezclar bien.

 

Imagen: wonderyort

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.