Incluir una firma en los correos electrónicos o emails es una herramienta que permite ahorrar tiempo. Pero hay otras ventajas que veremos aquí.

Es normal que desees que todos los correos que envíes con tu gestor de correo electrónico (Outlook, Thunderbird, Gmail…), incluyan la misma firma al final del mismo. Hay diversas ventajas en usar esta firma en los emails.

Una ventaja es que ahorra tiempo. No tienes que escribir tu nombre, dirección y otra información una y otra vez (o abrir un correo antiguo y copiar y pegar su firma). Además, no tienes que pensar qué poner en cada caso, lo cual en muchos casos ahorra aún más tiempo que el hecho de teclearlo.

Otra ventaja es que se logra homogeneidad en la firma de los correos electrónicos. Se logra que todos los emails transmitan la misma información sobre ti. Si se utiliza una firma común en la organización en que trabajes, se logra así contribuir a la marca de la misma, dando una imagen profesional y cuidada.

Permite, además, incluir información relevante de la persona y la organización. Por ejemplo, en mi firma (que puedes ver en la imagen siguiente) he incluido vínculos o enlaces a mi blog, a una página Web de la empresa y a mis perfiles de redes sociales. Además, también incluye una imagen con el logotipo de la empresa.

Finalmente, la firma permite también apoyar campañas de comunicación temporales. Si, por ejemplo, nuestra empresa acaba de lanzar un nuevo sitio Web de información, podemos incluirlo en todas las firmas de los correos de la empresa para apoyar su conocimiento por los receptores de nuestros correos.

Por todos estos motivos, te aconsejamos que dediques unos minutos a crear una firma para tus correos y para las personas de tu organización. Merece la pena. En este mismo sitio Web puedes ver cómo hacerlo si dispones de Microsoft Outlook.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.