Efectivamente, si eres el afortunado beneficiario de una herencia no es obligatorio que la aceptes. Y ello porque, aunque no lo sepas, la herencia incluye, no solo los bienes del fallecido, sino también sus deudas.

Quizás tengas que plantearte alguna de las posibilidades existentes cuando seas llamado para recibir una herencia. Las posibilidades son las siguientes:

1.- Puedes Aceptarla: sólo es recomendable cuando sepas con seguridad que las deudas del fallecido no superan el importe de los bienes dejados en herencia, dado que si no fuese así, el heredero respondería con sus propios bienes de las deudas de la herencia que acepta.

2.- Puedes Aceptarla “a beneficio de inventario”: esto significa que el beneficiario de la herencia sólo responderá de las deudas del fallecido, hasta el límite del importe de los bienes que le sean adjudicados por herencia.

3.- Puedes Repudiarla: es una declaración por la que el sucesor rechaza de forma expresa la herencia, de manera que no se recibirán ni las deudas ni los bienes que incluyan.

Tanto la aceptación como la repudiación de la herencia, una vez realizadas son irrevocables, no pueden ser parciales ni someterse a condición. Es decir, no se puede aceptar o rechazar una parte de la herencia, ni imponer condiciones para aceptarla o rechazarla.

0

Comentarios sobre La herencia: aceptar o no aceptar, esa es la cuestión

DEMITH FRANCISCA BOLIVAR TORRES

Publicado el 30/04/2014 a las 14:40

Me parece excelente el manual, me gustaría que fuera mas amplio y si lo es como lograr acceder a todo y ojal con ejemplos casuísticos y prácticos

Manuales.com

Publicado el 02/05/2014 a las 09:34

Hola Demith,

Tendremos en cuenta tu propuesta de ampliar este manual :) De todas formas, puedes acceder a otros relacionados a través de nuestro buscador.

¡Un saludo!

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.