Uno de los defectos de visión más habitual, ¿por qué se produce?

El antigmatismo es un defecto ocular que conlleva en quien la padece una dificultad para enfocar y percibir correctamente las imágenes, que aparecen distorsionadas. La causa de esta anomalía se encuentra en la córnea, cuya curvatura presenta irregularidades.

La córnea es una región transparente, situada en la parte externa del ojo, que actúa como una lente. La luz pasa a través de ella y se refracta enfocada en la retina, donde se convierte en impulsos nerviosos que se envían al cerebro. La córnea en un ojo sano presenta una superficie simétrica, lisa y regular. No es así en el caso de quienes sufren antismatigmo. En este caso, la superficie de la córnea es irregular, lo que impide que la luz se refracte adecuadamente sobre la retina y produce como resultado una visión borrosa.

El antismatigmo suele estar determinado genéticamente, aunque también puede aparecer como consecuencia de un traumatismo o enfermedad y suele permanecer estable durante toda la vida.

 

Imagen: Thảo Ly

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.