El outsourcing o externacionalización es un proceso vital hoy día en los negocios de todo el mundo. Aquí explicamos en qué consiste.

El outsourcing o externacionalización es un proceso que se sigue en los negocios y que consiste en subcontratar un servicio a una empresa externa en lugar de llevarlo a cabo con personal propio.

Son muchos los ejemplos que suelen darse hoy día. Uno de los más normales tiene relación con la comunicación de la empresa. En lugar de disponer de un departamento de marketing y comunicación, es habitual contratar dicho servicio a una empresa externa especializada en esta área.

Por tanto, se puede decir que el outsourcing consiste en subcontratar algún servicio que necesita el negocio a una empresa externa.

Hay autores que a esta subcontratación le añaden algunos condicionantes para que sea outsourcing. Por ejemplo:

  • Que en el outsourcing se transfieren operaciones que no forman parte del “núcleo” del negocio. En otras palabras, que lo que vende la empresa que contrata no se puede incluir en dicho outsourcing.
  • Que en el caso del outsourcing, la empresa contratante no indica a la contratada cómo realizar el trabajo, simplemente se le indica qué se quiere obtener dejando en sus manos la forma de llevarlo a cabo (productos que se necesitan, personal necesario, etcétera). En otras palabras, que se contratan resultados más que trabajos concretos.
  • Además, en estos momentos, en Wikipedia hay una discusión sobre si el outsourcing no es más que una subcontratación o tiene algún condicionante adicional. 
0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.