Sí. Caminar 30 minutos diarios reduce el riesgo de infarto.

Salir a caminar todos los días, aproximadamente media hora, no altera la rutina diaria de las personas. Hay que buscar el momento que mejor se ajuste a nuestra agenda. Para practicar esta actividad, solo es necesario un calzado cómodo.

Caminar 30 minutos diarios a una intensidad moderada, adaptada a nuestra condición física, se traduce en beneficios cardiovasculares; reduce el riesgo de infartos de miocardio, diabetes de adultos, accidentes cerebrovasculares e hipertensión arterial.  Es beneficioso para las personas que sufren osteoporosis y artritis.

Andar relaja la mente y ayuda a suavizar la depresión y la ansiedad.

Es recomendable que los que sufren diabetes, enfermedades cardíacas o pulmonares visiten al médico antes de comenzar la rutina de caminar.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.