Hemos decidido comenzar a correr pero, ¿Qué zapatillas elegimos?

El footing o running es uno de los deportes más completos que se pueden practicar, además de ser especialmente cómodo ya que lo podemos practicar solos o acompañados y casi en cualquier momento y superficie. Sólo necesitamos ropa deportiva y, sobre todo, unas buenas zapatillas que amortigüen el impacto de nuestro cuerpo en el suelo.

Por lo tanto, si queremos que el correr sea lo más saludable posible para nuestro cuerpo el punto más importante es escoger unas zapatillas que se adapten lo mejor posible a nuestro pie y evitar guiarnos por modelos o marcas. Básicamente nos vamos a encontrar con tres tipos de corredores según su tipo de pisada: pronadores, neutros y supinadores. Los pronadores tienden a girar el tobillo hacia dentro, los neutros no giran ni hacia el interior ni hacia el exterior, mientras que los supinadores lo giran hacia el exterior. Por tanto es vital saber qué tipo de pisada tenemos a la hora de comprarnos unas zapatillas. Esto lo conoceremos en profundidad realizando un estudio biomecánico, pero si no está a vuestra disposición siempre podemos observar el movimiento que realiza nuestro pie frente a un espejo, o fijarnos en la manera en que desgastamos nuestras zapatillas.

También tendremos que tener en cuenta a la hora de escoger zapatillas nuestro peso a la hora de elegir una zapatilla con amortiguación más o menos blanda. Cuanto más peso tengamos la amortiguación tendrá que ser más dura.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.