Seguro que esta expresión forma parte de tu repertorio habitual, pero ¿de dónde viene?

El que corta el bacalao es una expresión muy utilizada en castellano para referirse a la persona que está al mando de alguna acción o de algún grupo de personas.  Para encontrar su origen tenemos que remontarnos al siglo XVI, cuando el bacalao, salado y desecado, era uno de los alimentos más fáciles de transportar a otras partes del mundo sin echarse a perder. Es por ello que su consumo empezó a extenderse por el Nuevo Mundo, por las colonias españolas en América, donde se utilizaba para alimentar a los esclavos que trabajaban en las plantaciones de estos países.

 

A la hora de la comida, los esclavos se colocaban en una fila e iban esperando su turno para recibir su ración correspondiente de bacalao, que era cortada por el capataz de la plantación. El que cortaba el bacalao era, pues, el que mandaba en la plantación.

 

Otra teoría respecto a su origen es la que apunta a los establecimientos en los que se vendía el bacalao, que se troceaba con un cuchillo muy afilado que estaba reservado al propietario o al encargado de la tienda y no podía ser utilizado por nadie más.

 

Lo que se corrobora en ambas teorías es que el uso que le damos actualmente a la expresión es acertado, el que corta el bacalao es el que manda.

 

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.