En todos los roles sociales estas cualidades tienen su importancia.

Cuando se dice que los seres humanos somos esencialmente sociales y que necesitamos relacionarnos, vincularnos afectivamente, trabajar en equipo y comunicarnos permanentemente, nos referimos a que es muy importante desarrollar la cualidad de servicio, el sentimiento de aprecio, atención y cuidado de los demás.

Sobra decir, que estas cualidades son importantes en la familia, en la pareja y en los hijos, pero en el trabajo también lo son, porque los clientes lo necesitan para que compren y lo sigan haciendo de por vida, y los clientes internos o empleados también lo necesitan para que funcione el trabajo en equipo, y se gestionen de manera coordinada las diferentes funciones.

Para desarrollar el sentimiento de aprecio, debes primero bajarle un tono a tu ego, para permitir dar y recibir, compartir, pensar en los demás y sus necesidades, desarrollar la empatía para sintonizarte con las preocupaciones de las otras personas, sean clientes o compañeros de trabajo.

Para desarrollar el cuidado de los demás, debes reconocer que somos seres entregados al servicio, necesitados los unos de los otros, con fines y propósitos superiores que el solo atendernos a nosotros mismos. Cuando logras interiorizar y cultivar principios espirituales que trascienden tu entorno cercano para conectarte con el universo en pleno, entonces habrás dado los primeros pasos hacia el desarrollo de estas cualidades de atención y cuidado de los demás.

 

 Soraya Bayo Romero

Coach Prof. Certificada

Consultora y Formadora

www.levantesoluciones.es

1

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.