El sueño es un proceso fisiológico que se da en los seres vivos. En los humanos se produce una disminución de la necesidad de sueño según pasan los años.

El sueño es el proceso fisiológico que nos permite entrar en un estado de reposo, contrario al que vivimos cuando estamos despiertos. Los músculos se relajan, la actividad cerebral se modera y el estado de vigilancia cesa.

El sueño de los seres humanos no es homogéneo. Se ha demostrado que cuándo dormimos pasamos por una serie de etapas caracterizadas por diferentes respuestas por parte de nuestro cuerpo y mente.

Las dos etapas principales son: fase de sueño lento o NO REM y fase REM, o lo que es lo mismo Rapid Eye Movements. Esta fase recibe ese nombre porque se caracteriza por el movimiento rápido que realizan los ojos tras los párpados. Además es la fase en la que se producen los sueños.

La fase NO REM se divide a su vez en cuatro etapas más:

Fase I: es la fase en la que abandonamos la vigilia para pasar a un estado de relajación muscular, la respiración se estabiliza y la actividad mental se hace más lenta. El sueño de esta fase es ligero, así que la persona se encuentra capaz de notar estímulos. Existen movimientos oculares lentos.

Fase II: el sueño empieza a ser más profundo, la actividad cerebral se hace más lenta. Se produce una desconexión del sistema sensorial. La relajación muscular es mayor y los movimientos oculares desaparecen.

Fase III: en esta etapa el sueño es más profundo y la desconexión sensorial mayor. Se disminuye la tensión arterial y el ritmo respiratorio. En esta fase aumenta producción de la hormona encargada del crecimiento.

Fase IV: es la fase del sueño más profundo junto con la tercera. Es la parte más reparadora del sueño, fundamental para un correcto funcionamiento del cuerpo y la mente. La relajación muscular y mental es máxima.

Después de estas cuatro fases, aparece la REM. Se caracteriza por una relajación muscular máxima, pero una activación del sistema nervioso central, de ahí que se produzca mucho movimiento ocular. Es la fase en la que aparecen los sueños, por la gran actividad cerebral.

El sueño se puede considerar un ciclo, estas fases se repiten en el orden explicado una media de 4 o 5 veces por noche.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.