"...pero se hizo el sueco", seguro que más de una vez has utilizado esta expresión, ¿de dónde viene?

"Hacerse el sueco" es una expresión popular utilizada para referirse, tal y como dice la RAE, a:

 

Desentenderse de algo, fingir que no se entiende.

 

Pero, ¿son los habitantes de Suecia gente despistada e interesada? Pues existen dos teorías al respecto, la primera, la encontramos en la propia RAE, que no está relacionado con el gentilicio de Suecia, sino que hace referencia al origen etimológico de la palabra sueco.

 

Este origen lo encontramos en el latín, en concreto, en la palabra soccus, que significa tronco de madera. Tiene sentido lo de desentenderse, permanecer inmóvil ante los acontecimientos como un tronco de madera. José María Iribarren va más allá y apunta que soccus derivaría en zueco, ese zapato de madera por todos conocido, pero también un tipo de pantufla que vestían los actores de comedia en el teatro romano clásico. Así, "hacerse el sueco", equivaldría a hacerse parecer torpe, tal y como hacían los actores romanos para provocar carcajadas en su público.

La otra teoría respecto al origen de la expresión "hacerse el sueco" sí alude al gentilicio de los habitantes de Suecia y habla de los marineros suecos, que en el siglo XIX atracaban en los puertos andaluces y, como desconocían el español, parecían estar sordos y hacían oídos de mercader, desentendiéndose de los asuntos que no les eran favorables.

 

Imagen: archer10 (Dennis).

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.