El jabón es algo que utilizamos diariamente y lo hacemos sobre nuestra piel.

Podemos hacer cosmética utilizando como base productos totalmente naturales y respetuosos con el medioambiente. Por ejemplo, la avena limpia y suaviza la piel, y la forma de utilizarla es a través de mascarillas. El té verde funciona como antioxidante, y el ginko evita el envejecimiento de la piel. El aguacate nutre y reafirma.  La caléndula es idónea como tratamiento para la dermatitis, y tiene una acción suavizante. La bardana tiene una acción depurativa y anti-acné, al igual que el tomillo. La manzanilla alivia la irritación y la borraja evita la sequedad. Si queremos hacer nuestro jabón en casa y no utilizar sosa cáustica, podemos sustituirla por la jabonera: saponaria officinalis, una planta rica en saponinas que podemos encontrar en muchas otras plantas, como el aloe, la yuca y la alfalfa.

Hace muchos años, se dejaba la ropa sucia con manojos de rizoma en barreños con agua durante toda la noche, y la saponina arrastraba la suciedad. Utilizar jabones ecológicos implica proteger nuestra piel de productos químicos y al mismo tiempo, protegemos el planeta. Debemos cuidar que sus ingredientes no sean agresivos con nuestro cuerpo.

María García Sánchez

Gestora de Proyectos

1

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.