¿De verdad lloran los cocodrilos?

“Lágrimas de cocodrilo” es una expresión popularmente utilizada para referirse a aquellas lágrimas fingidas, derramadas sin sentimiento. Es decir, con esta expresión nos referimos a aquellas personas que lloran sin sentir realmente el supuesto dolor.

 

¿Dónde encontramos el origen de esta expresión? Pues el dicho “lágrimas de cocodrilo” viene de muy antiguo, en concreto, en la antigua Roma se creía que los cocodrilos emitían un sonido parecido a un quejido, a un sollozo, cuando terminaban de comer para atraer a nuevas víctimas y devorarlas.

 

Joaquín Batús, en su obra La sabiduría de las naciones, también recogía la creencia de que los cocodrilos, una vez terminaban de comer, lloraban sobre los restos de sus víctimas. Pero, ¿de verdad lloran los cocodrilos?

Pues sí, aunque tampoco podemos llamarlo exactamente llorar. Los cocodrilos “lloran” cada vez que salen del agua, pues sus ojos necesitan estar constantemente húmedos y vierten lágrimas para mantener esa hidratación ocular. También “lloran” cuando comen, pues las glándulas lacrimales y las salivares están muy próximas, por lo que se estimulan constantemente.

 

Imagen: Juanedc.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.