Desde sus inicios, la evolución tecnológica que ha experimentado la televisión ha permitido que las pantallas cada vez ofrezcan mejor calidad visual.

Las primeras pantallas que se pusieron en marcha eran de tipo mecánico, con un sistema rudimentario. Con el tiempo se ha ido avanzando y mejorando la tecnología. Se ha pasado de unas pantallas demasiado grandes, a una gran calidad en pantallas de un mínimo grosor, que ocupan un menor espacio.

Del tubo de rayos catódicos hemos llegado a las pantallas de plasma o de matriz de led, muchos menos voluminosas y más eficaces, con lo último en desarrollo tecnológico.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.