Que las heridas piquen es sinónimo de que están sanando y cicatrizando, pero ¿a qué se debe?

Que las heridas pican es un hecho por todos conocidos, lo que no está tan claro es el por qué. Al respecto, existen varias teorías que coinciden en que este picor está directamente relacionado con el proceso de cicatrización y de regeneración.

 

Unos científicos lo asocian al sistema nervioso , más concretamente, a los propios nervios. Cuando nos hacemos una herida y la piel se resquebraja, los nervios se rompen y, en el proceso de regeneración de los mismos, el cerebro puede malinterpretar los estímulos, produciendo el característico picor.

 

También hay quienes  relacionan este picor con la histamina, una sustancia que contienen las costras que producen las heridas cuando cicatrizan y que se libera ante una posible amenaza. Finalmente, la teoría quizás más fácil de comprender es la que achaca este picor a la propia piel, que al regenerarse, va tirando de los extremos de la costra, produciendo de esta forma el picor.

 

Sea por un motivo u otro, lo que está claro es que fundamental aguantar las ganas de rascarse para que la herida sane cuanto antes.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.