El finiquito es el papel que la empresa quiere que firmemos cuando nuestro contrato de trabajo ha terminado, sea por despido o por que ha llegado su final.

El finiquito es el papel que la empresa quiere que firmemos cuando nuestro contrato de trabajo ha terminado, sea por despido o por que ha llegado su final. En ese documento tienen que venir los conceptos y cantidades que la empresa tiene pendientes con el trabajador: por ejemplo, la parte correspondiente a las vacaciones no disfrutadas, partes pendientes de las pagas extraordinarias, etc.

Igualmente se suele recoger, al pie de ese documento, una cláusula en la que se establece que, con el percibo de la cantidad total indicada en el finiquito, el trabajador quedará saldado y finiquitado en su relación, sin que tenga nada más que pedir ni reclamar a la empresa.

Eso significa que si el trabajador firma ese documento sin añadir algo así como “pendiente de revisar” o “no conforme”, después no podrá reclamar a la empresa si existiera algún error en la liquidación o si, por casualidad, las cantidades recogidas en el finiquito no fueran las correctas.

Por lo tanto, excepto en el caso de que existiera un acuerdo previo con la empresa o se hubieran comprobado los conceptos y cantidades con anterioridad, lo razonable sería incluir alguna reserva como las indicadas si no se está seguro de que el finiquito esté confeccionado correctamente.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.