En el judo de competición tiene que existir la figura del juez, sin él no se puede llevar a cabo el combate. Concretamente, tiene que ser dos jueces de línea.

En cualquier competición de judo, es obligatorio que estén presentes un árbitro y dos jueces de línea. Ellos tienen que llevar a cabo la labor arbitral del combate.

Los jueces podemos identificarlos fácilmente: se colocan fuera del tatami, uno en una esquina y el otro en la esquina opuesta. Normalmente, están sentados en sillas. Además, poseen una característica singular: tienen que ir vestido con traje de chaqueta.

Con respecto a su misión en el combate, podemos decir que los jueces son los encargados de aclarar las dudas que surjan durante el combate:

-    En el caso de que se dude si la técnica se ha efectuado dentro o fuera de la zona establecida, el juez es el que tiene la palabra de decisión.

-    Tiene que advertir al árbitro de todo lo que éste no se haya percatado y sea de importancia.

-    Si finaliza un combate, pero el ganador no está claro, serán los jueces quienes otorguen una puntuación al árbitro y éste último la da a conocer.

Esta última puede ser quizás la más importante de las misiones y tareas de un juez en una competición de Judo.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.