Cuando vamos al supermercado encontramos tres categorías diferentes en los aceites de oliva, ¿qué significan?

Ya conocemos las propiedades del aceite de oliva y, sin embargo, a la hora de comprarlo no sabemos muy bien cuáles son las diferencias entre las tres categorías de aceites de oliva. Nuestro sentido común nos dice que el aceite de oliva virgen extra es el de mayor calidad y, si bien es cierto, la verdad es que la diferencia entre un aceite de oliva refinado y un aceite de oliva virgen es mucho mayor de lo que podamos pensar.  ¿En qué se diferencian, por lo tanto, el aceite de oliva, el aceite de oliva virgen y el aceite de oliva virgen extra?

Aceite de oliva

Es un aceite refinado que se elabora con aceitunas que no están en su mejor estado. El resultado es un aceite que no se recomienda para el consumo en crudo por su mal sabor t que se extrae a través de un proceso físico-químico. Como el aceite refinado no tiene olor ni sabor, es necesario añadirle una parte de aceite de oliva virgen para comercializarlo.

 

Aceite de oliva virgen

Se extrae directamente a través de un proceso mecánico de las aceitunas recogidas del olivo, con defectos casi imperceptibles en la cata, es decir, es el jugo directo de la aceituna y se puede consumir tanto frito como en crudo.

 

Aceite de oliva virgen extra

Al igual que el aceite de oliva virgen, se extrae a través de un proceso mecánico, sin añadir ningún químico, pero la diferencia con el aceite de oliva virgen es que las aceitunas utilizadas están en perfecto estado, sin ningún tipo de defecto. Se trata del aceite más apreciado para su consumo en crudo.

 

Es decir, para disfrutar de todas las cualidades del aceite de oliva, hemos de comprar el aceite de oliva virgen o el virgen extra.

 

Imagen: USDAgov.

2

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.