Ayrton Senna y un Williams que defrauda

Después de haber vivido dos temporadas apoteósicas a la escudería Williams, se le acaba la "buena racha". Los cambios de la nueva temporada, terminan con el dominio aplastante de la escudería inglesa.

Una vez que Ayrton ficha por Williams, y tras ver cumplido su sueño, Senna se desmorona ante la nueva máquina. Como es habitual, antes de que comience la temporada, siempre prueban los monoplazas en la pretemporada. Esta es una forma de adaptarse a los nuevos coches; ya que cada año, traen cambios considerables. Aunque en esta temporada, los cambios fueron brutales debido a la desaparición de los sistemas de ayuda electrónicos que los monoplazas tenían en la temporada anterior; y que, en gran parte, eran culpables del dominio tan claro de los Williams sobre el resto de monoplazas.

En el invierno de 1994, cuando comienza la pretemporada, Ayrton Senna se sentía ilusionado y con ganas de comenzar. Pero, en las primeras tandas de entrenamientos, Senna empieza a darse cuenta de que el nuevo monoplaza, el Williams-Renault, ya no tiene nada que ver con la maquina de años anteriores. El FW16 era rápido, poderoso, pero muy inestable e incluso impredecible; por lo que se convirtió en un coche incontrolable y peligroso.

Después de unas primeras previsiones en las que todo el mundo daba como claro favorito a Senna, el brasileño palpaba la presión. Pero, después de esa primera toma de contacto entre piloto y maquina, las previsiones cambiaron, y pocos apostaban por ese coche. Lo que nadie sabía era que esa temporada, Senna apenas iba a correr tres carreras; de las cuales, obtuvo las tres "Poles". Lástima que después del tercer Gran Premio, llegó el trágico final.

Mamenf1

http://www.f1enestadopuro.com

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.