Ha terminado el buen tiempo y ha llegado el momento de planificar nuestro jardín con los bulbos de forma sencilla y eficaz.

Hay bulbos para todas las estaciones. De una manera simple, obtendremos resultados espectaculares sembrando bulbos de temporada, y en pocos meses, tendremos plantas vistosas que alegrarán nuestro jardín. Podemos combinar bulbos de floración temprana y tardía, y sembrarlos por fases para ir controlando su floración.

Debemos comprobar que están en buen estado, ya que si son demasiado blandos, se pudrirán con facilidad. Antes de sembrarlos, prepararemos el suelo con un buen drenaje y elegiremos un lugar con poca humedad. Una vez sembrados a la distancia elegida, los abonaremos de forma ecológica, para lo que el estiércol nos será de ayuda. El de vaca o de oveja serán de mucha utilidad en el primer abonado, que no repetiremos hasta la época de floración. Como los vamos a sembrar durante el otoño, debemos pensar en las heladas invernales, a las que los bulbos son muy sensibles. Por ello, debemos protegerlos cubriendo la superficie con hojas de árboles, ramas de pino, paja o corteza. Las variedades más adecuadas para esta época son los crocus, el ajo de jardín, la fresia, la ánemona o el lirio de los valles.

María García Sánchez

Gestora de Proyectos

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.