Whatsapp y Line son dos aplicaciones para la comunicación móvil. La primera de origen estadounidense y la segunda procedente de una empresa japonesa

Whatsapp y Line son aplicaciones dedicadas a servicios de mensajería instantánea, pero aún así tienen grandes diferencias.

Las posibilidades que comparten serían las siguientes: mensajes instantáneos, posibilidad de formar chats para grupos, envío de vídeo, voz y contactos, localización, etcétera.

Las diferencias son las siguientes:

  • En principio los dos están pensados para el uso en un teléfono inteligente, pero (en el momento de publicación de este manual) solo Line ofrece también la posibilidad de conectarse desde un pc o tablet, siempre que previamente tengamos nuestra cuenta de móvil.
  • Whatsapp a partir del primer año de su descarga e instalación, comienza a ser de pago. Al contrario que Line, que ofrece una descarga y utilización gratuita.
  • Whatsapp obtiene sus ingresos por la cuota de descarga que paga el cliente, sin embargo Line los obtiene a partir de ciertos extras que contiene la aplicación (stickers, juegos, páginas).
  • Line ofrece la posibilidad de realizar llamadas gratuitas, Whatsapp no.
  • Line tiene un espacio parecido a un “minifacebook”, llamado Timeline, donde poder escribir estados en un muro, colgar fotos y otros contenidos, y además elegir quién podrá verlo. Incluye además una tienda de stickers (pegatinas tipo manga), juegos y cámara propia.
  • Aunque Line aparentemente es más completo, todas las opciones que acumula, hacen que se produzca un aumento en el gasto de batería del teléfono móvil en comparación con el gasto producido por Whatsapp.

La utilización de una u otra aplicación está claramente influida por la cantidad de amigos que usen la misma aplicación.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.