Lo que habitualmente se denomina “paro” se llama propiamente “prestación por desempleo” y consiste en una cantidad mensual que el Estado abona a los trabajadores que han perdido su trabajo, se supone, mientras encuentran otro.

Para tener derecho a esa prestación por desempleo hay que cumplir unos determinados requisitos, aunque de eso nos ocuparemos en otras entradas.

Para calcular el tiempo durante el que vamos a poder percibir la prestación por desempleo, hay que conocer durante cuánto tiempo hemos estado de alta y cotizando en los 6 años anteriores a la pérdida del puesto de trabajo. La regla es: cuanto más tiempo hayamos estado cotizando en esos 6 años, más tiempo podremos cobrar la prestación por desempleo. La Ley contiene una tabla que nos ayudará a calcularlo de la siguiente manera:

  • Si hemos cotizado entre un año y un año y medio, tendremos derecho a CUATRO MESES de prestación. Este es el mínimo.
  • A partir de aquí, por cada 6 meses adicionales de cotización, tendremos derecho a DOS MESES más de prestación. Es decir, si hemos cotizado entre un año y medio y dos años, serán, SEIS MESES DE PRESTACIÓN. Y así sucesivamente.

Siguiendo con esta regla, si hemos cotizado los 6 años anteriores completos, tendríamos derecho a VEINTICUATRO MESES de prestación por desempleo. Este es el máximo.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.