La mediación comunicativa se refiere al papel desempeñado en la comunicación pública por ciertos profesionales o tecnologías.

La palabra Mediación es una categoría general, de uso común y de aplicación en distintas disciplinas y campos del Saber. Hace referencia a cualquier fenómeno o realidad cuya actividad o presencia introduce alguna forma de organización u orden en la relación existente entre otros fenómenos o realidades.

Desde muy antiguo podemos encontrar esta noción en la Filosofía (Platón, Aristóteles, Hegel, Marx…) y en las religiones (Gnosticismo, Cristianismo…). En nuestra época se viene utilizando en diversas ciencias y disciplinas profesionales: Biología, Ingeniería, Sociología, Antropología, Pedagogía, Economía, Derecho (Filosofía del Derecho), Psicología, Trabajo Social, etc.

En el ámbito de las Ciencias de la Comunicación se utiliza la expresión Mediación comunicativa para hacer referencia, normalmente, al papel que en la comunicación pública desempeñan:

  • las tecnologías de la comunicación;
  • las empresas u organizaciones cuya actividad principal es la comunicación (diarios, radios, televisiones…);
  • los profesionales de la comunicación (periodistas, publicistas, relaciones públicas, realizadores de TV…); y
  • las expresiones, lenguajes y representaciones que se utilizan para comunicar.

Así, las representaciones sociales que producen los profesionales de la Comunicación pueden ser consideradas mediaciones comunicativas, en tanto que con ellas se organiza la  relación entre el público o audiencia y aquello a lo que la representación se refiere (un acontecimiento, un objeto real o imaginario, etc.).

Más allá del campo de los Medios de Comunicación, su uso puede extenderse a otros ámbitos, porque, estrictamente, Mediación comunicativa es toda mediación que influye en la relación comunicativa que entre sí establecen otros sujetos comunicantes, de manera que la presencia y/o actividad de la mediación organiza -de algún modo y con algún fin- el flujo de información entre las partes.

Así sucede, por ejemplo, con las organizaciones especializadas y los expertos en el ámbito de la Mediación en conflictos, campo profesional específico en el que la actividad del mediador está orientada a organizar y facilitar un proceso de comunicación entre dos o más partes que disputan entre sí, de modo que puedan manejar mejor su conflicto y, si ellas lo desean, alcanzar un acuerdo negociado.

En el campo de la Pedagogía se habla también de Mediación pedagógica para hacer referencia al papel que desempeñan los profesores, los materiales didácticos, los contenidos de estudio y las instituciones de enseñanza a la hora de poner en contacto y organizar la relación entre los alumnos y el conocimiento social institucionalizado en el currículo académico. También aquí podría decirse que la Mediación pedagógica es, a su vez, una Mediación comunicativa.

Podemos ver, por tanto, que mediaciones comunicativas pueden ser muchos elementos heterogéneos, algunos de los cuales pueden o necesitan actuar conjuntamente como sistema mediador.

Sin embargo, no todas las mediaciones son mediaciones comunicativas, pues no todas intervienen organizando los flujos de información entre las partes. Un adaptador de corriente, por ejemplo, es una mediación física que sirve para ajustar la relación entre la fuente de energía (un enchufe) y un determinado electrodoméstico, de modo que entre ambos se establezca una relación funcional, adecuada al objetivo de hacer funcionar el aparato. En este proceso mediador hay un flujo energético (la corriente eléctrica), pero no de información.

Francisco Javier Malagón Terrón

Entrenadores de pensamiento

0
Francisco Javier Malagón Terrón Javier Malagón se define como “un pensador que ayuda a pensar” para ayudar a analizar y gestionar conflictos personales, organizacionales y sociales.

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.