La cetrería, o adiestramiento de aves rapaces, es una de las actividades más respetadas en el mundo de la cinegética.

La cetrería es una actividad tradicional consistente en criar y amaestrar halcones u otras aves rapaces para cazar presas en su entorno natural.

Felix Rodríguez de la Fuente, el famoso divulgador ambientalista y defensor de la naturaleza la definió como “la primera vez en que el hombre no sometió al animal al yugo y al látigo”, antes de su fallecimiento en 1980.

El 16 de noviembre de 2010, la UNESCO la declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en una candidatura multinacional de Arabia Saudita, Bélgica, República Checa, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, España, Francia, Marruecos, Mongolia, Qatar y Siria.

El cetrero o la cetrera mantiene una relación estrecha con sus pájaros y se siente unido a ellos por un vínculo espiritual, ya que es necesaria una gran dedicación personal para criar, amaestrar, templar y lanzar al vuelo las rapaces.

El equipamiento del cetrero contiene: el morral (saco para guardar provisiones y ropa); los cascabeles; la lonja (correa de cuero que se ata las pihuelas); la caperuza (gorro que cubre la cabeza del ave); las pihuelas (pequeñas correas en las patas delas aves); la correa (cuando no se utiliza la lonja); el guante o lúa; la percha (bandolera donde se guardan las piezas que matan); el señuelo (trozos de carne para atraer al halcón); el fiador (Cuerda larga con que se suelta el halcón cuando empieza a volar y se le atrae al señuelo), el transmisor o telemetría (que emite ondas de radio para localizar al halcón); y las muñequeras (para proteger al cetrero de las garras).

Algunas de las especies cazadoras son las pertenecientes a la familia del halcón, los cernícalos, el esmerejón, el azor norteño, los gavilanes, los ratoneros, el águila harpía, el aguila real, el aguililla de Harris o el alcotán europeo.

El arte de la cetrería es una tradición cultural que se transmite de generación en generación mediante el aprendizaje, la instrucción en el seno de la familia o la adquisición de una formación en clubs.

Aunque los cetreros son de medios sociales muy diferentes, comparten entre sí valores, tradiciones y prácticas comunes, como los métodos para amaestrar y cuidar a los pájaros, el vínculo afectivo con ellos y el equipamiento utilizado.

El arte de la cetrería constituye la base de un patrimonio cultural más amplio y engloba toda una serie de costumbres relacionadas con indumentarias, modalidades de alimentación, canciones, músicas, poesías y danzas tradicionales, que son preservadas por las comunidades y asociaciones que practican dicho arte.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.