Durante el combate de una competición de judo es absolutamente obligatoria la presencia de un árbitro y dos jueces de línea. Los tres son la representación arbitral en el combate.

El árbitro puede irse moviendo por el tatami, claro que sin ocasionar estorbo a los contrincantes. El árbitro está acompañado de dos jueces que están colocados en dos de las esquinas del tatami. El árbitro se encuentra absolutamente respaldado por los jueces, con lo que puede hablar para pedir opinión en sus decisiones.

Con respecto a su misión en el combate, podemos decir que el árbitro es el encargado de:

-    Dar la orden de parar el combate así como ordenar que continúe, siempre y cuando lo consideren necesario.

-    En el caso de que uno de los judokas no esté respetando las reglas de este deporte, el juez es el que penaliza leve o gravemente al judoka.

-    También, es el responsable de indicar cuando uno de los combatientes ha realizado un ippon o un waza-ari. 

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.