Los incendios forestales son una amenaza para la conservación y el equilibrio de los Parques Naturales, por ello, debemos aprender buenos hábitos para evitar incendios.

El mayor porcentaje de los incendios se producen por negligencias del ser humano, por actuaciones irresponsables o indebidas, que pueden llegar a tener unas consecuencias desastrosas para la fauna, la vegetación, la tierra, el aire y el agua.

Es necesario incidir sobre la responsabilidad que todas las personas tenemos en la prevención de los incendios forestales:

- Evitar hacer fuego y, si es necesario, consultar previamente al Centro Operativo Provincia de la zona las fórmulas y las medidas de seguridad establecidas.

- Evitar tirar al suelo cerillas, colillas u otros objetos en combustión, recuerda el lema: “En el monte ni una chispa”.

- Recoger los residuos susceptibles de originar un incendio como vidrio, cristal, combustible, etc.

- Avisar inmediatamente al 112 si se detecta un incendio.

1

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.