Los últimos datos oficiales señalan un índice superior a años anteriores, pero la brecha de género continúa siendo bastante notoria, y evoluciona lentamente.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de la República Argentina revela que el índice de ocupación es superior respecto a 1991. Las mujeres con edades superiores a 30 años se han incorporado de manera efectiva al mercado laboral, y prueba de ello son los diferenciales según grupo de edad. El más destacado en volumen lo protagonizan las mujeres entre 30 y 49 años, la tasa de actividad más elevada con un 60,4%, un diez por ciento más elevada que la década anterior.

Y los datos más significativos lo podemos ver, por un lado en el grupo de mujeres entre 50 y 59 años, que ha aumentado un 15% llegando a alcanzar el 52,2% de la población femenina; y por otro lado, el grupo de mujeres entre 14 y 29 años, que se mantiene estancado en torno al 40%.

Sin embargo, la brecha de género, el indicador que marca la distancia respecto a la paridad entre sexos, continúa presentando datos pocos positivos para el colectivo femenino. En el año 2001, las mujeres argentinas entre 30 y 59 años participaban de la actividad económica un 30% menos que los hombres de este país, el mismo dato que diez años atrás.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de la República Argentina publica informes de la situación global de las mujeres cada diez años, siendo el año 2011 la fecha de la próxima publicación.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.