Para alimentarse equilibradamente es importante comer de forma variada, pero existen ciertas mezclas de alimentos que no es aconsejable que formen parte de nuestra dieta habitual, ¿quieres saber cuáles son?

Una alimentación variada es la mejor forma de asegurarnos que consumimos todos los nutrientes que necesita nuestro cuerpo, los alimentos podemos mezclarlos de múltiples formas, no obstante, existen mezclas, algunas de ellas muy presentes en nuestra dieta habitual, que reducen la biodisponibilidad de los nutrientes, es decir, que obstaculizan la correcta absorción de los nutrientes. ¿Cuáles son?

 

Espinacas y queso

 Las espinacas son ricas en oxalatos, que reducen la absorción del calcio presente por excelencia en el queso. Pero no solo eso, el calcio del queso a su vez impide la correcta asimilación del hierro de la espinaca.

 

Nata y azúcar 

La presencia de grasa y azúcar en una misma combinación forma un resultado adictivo, las carbograsas, que además son excesivamente calóricas y, por lo tanto, enemigas de un peso saludable.

 

Cereales y refrescos

 Los refrescos contienen fosfatos, que limitan la absorción del magnesio presente en los cereales. Evita acompañar platos de pasta o arroz con refrescos.

 

Remolacha y soja

 Es un caso parecido al de las espinacas con queso. La remolacha es rica en oxalatos y, la soja, en calcio y hierro.

 

Lentejas y leche 

Las lentejas son una de las fuentes vegetales de hierro más conocidas y, como ya hemos visto, el calcio, en este caso presente en la leche, obstaculiza la correcta asimilación del hierro. Evita, por ejemplo, tomarte un vaso de leche o un yogur justo después de haber comido lentejas o combinar las lentejas con queso.

 

Imágenes: the uff da! chronicles, jamieanne, _Yuki_K_,  Geoff Peters 604, jules:stonesoup.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.