Manual con buenos hábitos para la protección del ecosistema.

Entre las buenas prácticas ambientales relacionadas con la protección del ecosistema de una forma global se encuentran acciones y hábitos, algunos de ellos, con específico reflejo en las leyes ambientales vigentes:

- Prestar especial atención a las especies endémicas y autóctonas y ser conscientes de las necesidades particulares de éstas.

- Dejar cumplir a todas las aves y mamíferos que viven en nuestros entornos su misión en el ecosistema y reconocer el papel de los depredadores, que no son necesariamente enemigos del cazador.

- Respetar las zonas de refugio y no alterar las madrigueras y refugios naturales de la fauna porque se estará dañando gravemente a las especies que allí habiten.

- Las personas y el ganado se encuentran presentes por casi todo el territorio, por lo que se deben extremar las precauciones para no causarles molestias o daños.

- Tratar de evitar las molestias a los animales silvestres en las épocas de crías (no gritar, no acercarse a los nidos, etc.).

- Ayudar a toda especie a sobrevivir en situaciones excepcionales, si se descubren animales silvestres que puedan necesitar ayuda.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.