A pesar de las nuevas tendencias de marketing y tecnologías, la tarjeta de visita no es un medio que se haya quedado obsoleto. Al contrario, es necesaria para que tu negocio funcione. Aprende todas las claves para conseguir la tarjeta de visita perfecta.

Tu tarjeta de visita es la primera toma de contacto que el cliente potencial tiene con tu negocio. Es difícil, pero debe transmitir todos los valores de tu empresa de un solo vistazo, la información de contacto y la actividad a la que se dedica. Pero vayamos paso a paso.

¿Qué información incluiremos en nuestra tarjeta de visita? Toda aquella información de contacto que sea fundamental para el posible cliente. Esto es: el nombre de la empresa, tu nombre y tu cargo, el número de teléfono (no incluyas una lista interminable, solo uno o dos, teléfono y fax), email, web corporativa y tus perfiles en las redes sociales que te interesen, mejor incluyendo iconos de las mismas a juego con tu propia imagen corporativa, así conseguirás que baste un vistazo para comprenderlo todo. Utiliza tu tipografía corporativa principal o secundaria, pero asegúrate de que sea fácilmente legible. El formato de las tarjetas de visitas suele ser pequeño, por lo que la letra tiene que ser entendible y fácil de leer.

Por supuesto, es indispensable que aparezca el logosímbolo de tu empresa. El cliente tiene que reconocer en todo momento la empresa a la que pertenece la tarjeta. En este sentido también son muy importantes los colores y tonos que elegimos para nuestra tarjeta. Recuerda que tienes que diferenciarte de tu competencia, que tu tarjeta tiene que atraer la atención entre cientos de tarjetas. Utiliza tus colores corporativos, buscando contrastes con sus colores complementarios. Para el fondo opta por tonos neutros de blancos y grises, planos y que no distraigan de lo fundamental.

 

Y por último, el diseño. Aquí no hay normas, échale imaginación y busca un concepto que tenga sentido para tu empresa. Cuando pensamos en una tarjeta de visita acuden a nuestra cabeza imágenes de tarjetas rectangulares, sin embargo, podemos utilizar muchas formas: circulares, cuadradas, con esquinas redondeadas… También puedes usar una gran variedad de materiales, no solo el clásico papel grueso, y acabados: brillo, mate, transparente…

Imágenes: kvanhorn, ósma trzydzieści, ladyada.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.