Este artículo te muestra las tres claves que has de tener en cuenta a la hora de emprender para crear una marca personal efectiva.

Si estás dispuesto a emprender, estás de suerte, porque le hemos pedido a nuestro colaborador somosevoluzion.com que nos proporcione las tres claves que te permitan crear una marca personal efectiva. Tan efectiva, que será esa misma Marca Personal la que tire de ti en los momentos de dificultad.

Estos 3 pasos (o 3 preguntas) te permitirán crear productos englobados en una marca personal potente, que marque la diferencia y que te “arrastre” a crear nuevos productos que sigan enganchando a tus clientes.

1. ¿Para qué voy a hacerlo? Seguro que dentro de ti sientes que estás en este mundo para aportar tu granito de arena. Todos necesitamos aportar algo allí donde estamos, sentir que dejamos una huella y que dejamos un sitio mejor de cómo lo encontramos. Para esto no tienes que ser un súper genio, y seguro que tienes ideas grandiosas que te da vergüenza contar. No es el momento de ser vergonzoso ¡Piensa en grande! ¿Cuál sería el mundo ideal para ti? ¿Qué necesitas cambiar de este mundo? Aquello que te cabrea o te indigna. Las necesidades, bien enfocadas, son las que nos llevan siempre a lograr espectaculares resultados. Por ejemplo, Bill Gates tenía una visión muy clara, él veía un mundo donde cada hogar tuviera un ordenador. ¿Cuál es tu visión? Una gran visión te llevará a un gran resultado. Y si quieres que tu Marca Personal sea poderosa, tendrá que venir de una gran visión.

2. ¿Qué papel juego? Siguiendo con el pensamiento a lo grande ¿Cómo te gustaría que te recordaran? Volviendo con Bill Gates, él decidió crear una herramienta (Windows) que facilitara el uso de los ordenadores, de modo que un usuario inexperto, pudiera manejarlos fácilmente. ¿Qué papel quieres jugar dentro de esa gran visión? De nuevo ¡piensa a lo grande! Esto te posicionará internamente como el experto que quieres ser. Si tu visión es un mundo sin barreras arquitectónicas, ¿cuál es tu papel dentro de esa historia? El revolucionario arquitecto que cambia el modo de entender los edificios, el experto que une a las autoridades para solucionar el problema de las ciudades, el creativo inventor de una máquina que evita las barreras arquitectónicas… Decide el papel que quieres jugar, porque esto marcará el nivel de implicación, de estudios y de dedicación que tendrás que utilizar con tu producto y tu marca personal.

3. ¿Qué me hace diferente? ¿Cuáles son tus puntos fuertes? ¿Con qué ventajas cuentas? Probablemente eres bueno comunicando, o muy creativo, o incansable, metódico, enérgico, positivo, persistente… Seguro que tienes muchas más habilidades de las que crees. Escribe unos cuantos relatos de historias exitosas que hayas vivido: Un ascenso, un campeonato o un concurso ganado, un proyecto bien llevado, una reunión bien organizada… Sin duda tienes unas cuantas situaciones en tu vida que has realizado con buenos resultados. Escríbelas y analiza todas las habilidades que pusiste en marcha.

Tras eso, realiza un FOAR (no un DAFO… que es menos efectivo). El FOAR es similar a un DAFO, pero enfocado exclusivamente en positivo: Fortalezas, Oportunidades, Aspiraciones, Recursos y Resultados deseados. Será el punto de partida de tu plan de acción.

Con estas tres preguntas y sus respuestas, estarás en disposición de marcarte unos objetivos serios, de gran altura y realistas, lanzándote en tu aventura emprendedora con la seguridad de que marcarás la diferencia. .

¿Te ves capaz de dar ya estos 3 pasos?

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.