La fiesta de Fin de Año de Escocia recibe el nombre de “Hogmanay”.

La fiesta que despide el año en Escocia recibe el nombre de Hogmanay. Sus orígenes se explican por las tradiciones ancestrales del solsticio de invierno. Curiosamente, tiene una duración de cuatro días completos. Esto se explica porque el 30 de diciembre, con la conmemoración de San Andrés, comienzan las fiestas hasta el día 2 de enero que es considerado día no laborable en Escocia. 

Durante los cuatro días de despedida y de entrada de año, Edimburgo se llena de gente y de color con numerosas actividades y conciertos por las calles. Además, uno de los símbolos más característicos es un tipo de danza denominada “ceilidh” que se baila en grandes grupos de personas que forman filas enfrentadas. El fuego es otro de los protagonistas de esta celebración, especialmente en su inauguración, con procesiones callejeras en las que los peregrinos hacen acrobacias con antorchas y bolas de fuego (especialmente en Edimburgo). Sin olvidar, el fin de fiesta con los tradicionales fuegos artificiales. 

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.