¿Simple tradición o existe algún motivo por el que los gorros de los cocineros tienen esa peculiar forma cilíndrica?

En todas las cocinas profesionales es obligatorio llevar gorro como medida higiénica y, lo habitual , es que éste sea alto y con forma de cilindro. El motivo de esta forma es tanto práctico como tradicional.

 

La forma cilíndrica y alta facilita la refrigeración de la cabeza en un ambiente de tan alta temperatura, pero además, es un símbolo de distinción y elegancia, asociado habitualmente a una cocina de calidad. Y esto es así porque el primer cocinero en utilizarlo y popularizarlo fue el francés Carême, un famoso chef del siglo XIX que cocinó para figuras tan importantes como el Príncipe de Talleyrand o el Zar Alejandro I.

 

El propio Carême bautizó este gorro como toque blanche  y se dice que debe contar con cien plisados, los cuales representan las cien formas que tiene un cocinero que se precie de preparar un huevo.

 

Imagen: The U.S. Army

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.