Una forma artesanal de imprimir, sencilla y económica.

Si tienes alguna fotografía muy especial para ti o te apetece hacer un regalo original, esta manualidad es perfecta. Ya verás que el proceso es de lo más sencillo y el resultado es increíblemente bonito.

 

Materiales para transferir una fotografía a madera:

Tan sólo necesitarás:

- La fotografía a transferir, que tiene que haber sido impresa mediante tecnología láser y en papel normal, no fotográfico. Recuerda que la fotografía saldrá invertida al imprimirla, así que si no quieres este efecto, tendrás que invertirla previamente un programa fotográfico antes de imprimirla.

- La plancha de madera en la que vayamos a imprimir la fotografía. El grosor de la misma no es importante, ello sólo dependerá de tu gusto personal.

- Gel medium mate, que será el producto que hará la transferencia. Se encuentra fácilmente en cualquier tienda de manualidades.

- Brocha suave.

- Trapo.

- Cola blanca o barniz.

 

Proceso para transferir una fotografía a madera:

1. Aplica el gel medio sobre la plancha de madera con la brocha, de forma que quede una capa fina y homogénea.

2. Coloca la fotografía en la madera, evitando arrugas. Es imprescindible que no quede ninguna burbuja, para que la transferencia sea perfecta. Deja secar la plancha durante 8 horas.

3. Transcurrido este tiempo, pasaremos a retirar el papel. Con un trapo húmedo, ve mojándolo para que se reblandezca y, poco a poco, ve frotando, retirando el papel. Este paso es el más cuidadoso, utiliza un trapo suave y tus dedos para no llevarte la imagen junto con el papel.

4. Una vez retirado todo el papel, verás que la imagen se ha transferido a la madera. Termina aplicando una capa de barniz o de cola blanca, que aportará brillo y protección al cuadro. Y ¡listo!

 

Imagen original: Patrick Feller

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.